viernes, 19 de julio de 2013

La vida no es lo suficientemente grande
para que quepa mi esperanza.
La esperanza de estar siempre y ser un poco
de curar el tiempo y madurar lo podrido.
La esperanza es el final que es el comienzo
de lo que está fuera porque no cabe
y en el comienzo traicionado muere la esperanza
y se impone el presente que es la vida.

Yo somos, dijo la esperanza. Nunca moriré.

La esperanza sólo cabe en la verdad,
en el amor que te tengo,
en el amor que aún te tengo
allá en el lugar en el que crezco
cuando todo el espacio está ocupado
estamos juntas y te veo
estamos juntas y te quiero.





No hay comentarios: